Cuida tu Mantta

Nuestras toallas viajeras están diseñadas para recorrer el mundo contigo y hacer tu vida más fácil pues no requieren cuidados especiales, sin embargo te recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

Tienen gran resistencia a los lavados frecuentes, no se encogen, no se deforman y no pierden sus propiedades siempre y cuando no uses suavizante. Te sugerimos además lavarlas por separado la primera vez.

Las propiedades de la microfibra permiten que el secado sea tres veces más rápido que una toalla tradicional, por lo tanto no necesitarás usar secadora.

Estás contribuyendo al ahorro de agua, energía y detergente ya que ocupan menos espacio en la lavadora.